GRACIAS DON PABLO

Con profunda tristeza la plantilla de jugadores y cuerpo técnico actual del equipo Panteras dio el último adiós a un gran hombre que a la edad de 90 años, falleció, Don Pablo Ramos Mejía, importante promotor del futbol profesional en nuestra ciudad, iniciador de este equipo a si como trascendente en la historia del Atlético Morelia.

Don Pablo Ramos amaba el fútbol y su tierra, por lo que, cimentó el comienzo de Monarcas Morelia y el Atlético Valladolid.

En 1974 Don Pablo Ramos fue uno de los 33 socios que dio la suma de $10,000.00 para integrar el Club Atlético Morelia A.C., asociación a la que renunció para comprar en 1979 una franquicia de Tercera División, que denominó Atlético Valladolid y fue conformado por jugadores de la liga Municipal de futbol amateur de Morelia.

Sin embargo, en los años ochentas, específicamente, en la temporada 1981–1982, el Atlético Valladolid jugó en Segunda División, pero en 1984, optó por vender la franquicia a Irapuato, logrando llegar a la Primera División dicha franquicia.

En la época de los ochentas hubo una buena cosecha de jugadores, pues surgieron valiosos elementos como José ‘Chema’ Amezcua, Salvador Tinajero, Jaime ‘Popeye’ López, Mario Hernández, entre otros, que después llegaron a primera división.

En este momento difícil que se vive por la perdida de Don Pablo Ramos García, el ex jugador vallisoletano Chema Amezcua expresó lo siguiente: “Don Pablo Ramos para mí fue muy importante en mi trayectoria futbolística porque me apoyaba mucho me comentaba que le gustaba mi juego, pero más allá de esa relación deportiva fue un excelente ser humano; él inicio con el proyecto de Valladolid en tercera división e impulsó a jóvenes para que cumplieran su sueño de ser jugadores profesionales, dando así otra alternativa de fútbol a Morelia; le gustaba invitarnos a convivir en asados, pero además le agradaba la fiesta taurina”.

El cuerpo de Don Pablo Ramos está siendo velado en la sala A de la agencia funeraria Gayosso y este jueves será sepultado, su esposa, hijos, nietos, sobrinos y parientes en gran número están presentes para despedirlo, así como un nutrido número de amigos que supo atesorar a lo largo de su vida por su carácter siempre amable.

Esperamos que la familia de Don Pablo Ramos tenga la fortaleza necesaria para vivir este momento tan doloroso, nuestro más sincero pésame de quienes conformamos el equipo de trabajo, en su totalidad, del Atlético Valladolid.

Deja un comentario