Fabián Becerra; la esperanza de Cotija

Redacción.- Atlético Valladolid se encuentra listo para encarar la fase final del torneo y en momentos de definición, el aporte de aquellos jugadores que no han tirado la toalla será importante. Tal es el caso de Fabián Becerra, un jugador constante que recientemente tuvo la oportunidad de debutar en juego de Liga, con gol incluido.

Becerra es oriundo de Cotija, una ciudad pequeña donde la pasión por el futbol se desborda con el día a día, donde no se había tenido la oportunidad de tener un debutante en el futbol profesional, es ahora la esperanza para dicha localidad, al tratarse de un chico de apenas 17 años.

Becerra en acción durante un amistoso.

Luego de haber tenido participación en los dos encuentros más recientes, Becerra señala que se siente motivado por poder haber visto acción y listo para mayores exigencias, ya sea en los dos partidos restantes de fase regular, o en la liguilla que arranca en mayo.
“Tuve la oportunidad de debutar y meter un gol gracias a un pase de Coronado, fue un momento muy especial por el apoyo que me ha dado toda mi familia y la gente de mi ciudad, en especial a mi hermano Juan Carlos”.

El apoyo de su familia es fundamental.

De cara a los próximos compromisos, el reto personal de Fabián es: “seguir trabajando para tener oportunidad de ayudar al equipo a conseguir el descenso”.
El próximo sábado, Atlético Valladolid visita a Iguanas FC en Zihuatanejo, por lo que el joven de Cotija espera estar entre los concentrados para tener la oportunidad de volver a jugar.
“El esfuerzo se hace todos los días. Es un equipo con mucha calidad en su plantilla y el entrenador es el responsable de elegir, pero yo me siento listo para ayudar al equipo cuando se requiera”.
Ubicado como lateral por derecha, Fabián es un jugador con técnica depurada que sabe ir al frente. Contento por ver minutos en la parte final del torneo, aguarda con ansía la liguilla. “Tenemos la ilusión de conseguir el ascenso, es nuestro objetivo y vamos a pelear fuerte por ello”, concluyó.